Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de información estadística, si continuas navegando supone la aceptación de la politica de cookies. Aceptar

Tel. 914 355 594 / Tel. 914 410 460 cruces@sofascamascruces.com
Sofás Camas Cruces
10 consejos para proteger tu sofá cama de tu gato

10 consejos para proteger tu sofá cama de tu gato

Ya está, has comprado un maravilloso sofá cama. En él podrás recibir a las visitas, dormir la siesta, ver la tele, leer… Pero. ¡Un momento! ¡Acabas de recordarlo! ¡Hay un gato que vive contigo! ¿Qué puedes hacer para evitar que lo dañe?

Lo cierto es que a los gatos les encanta arañar cosas y tienen la inevitable costumbre de ir dejándolo todo lleno de pelos. En sí, esto no tiene nada de malo ni tampoco tiene por qué suponer ningún problema para tu sofá cama. De hecho, existen formas de protegerlo de tu gato y hacer que la convivencia de ambos: sofá cama y felino, sea totalmente armoniosa.

Pero como sabemos que esta convivencia no siempre es fácil, por eso, en este artículo haremos un pequeño repaso de todo lo que se puede hacer para evitar que nuestro amigo peludo de largos bigotes no nos destroce nuestro sofá cama. A continuación os traemos una lista de los consejos más populares entre los dueños de sofás cama y gatos.

Consejos para proteger tu sofá cama del gato

 

1. Rascadores. Cuando nuestro gato araña el sofá cama lo hace porque tiene la necesidad de trabajar sus uñas. De la misma manera que los roedores no cesan de morder las cosas, los gatos pueden sentirse inclinados por arañar nuestro sofá. Si este es el caso puedes comprarle un rascador.

2. Cubrirlo. Otra solución para que nuestro gato no arañe el sofá y también para que no deje pelos es cubrirlo. Son muchos los dueños de sofás cama y de gatos que optan por la sencilla solución de colocar una sábana encima y así protegerlo. Esta sábana se puede cambiar por otra fácilmente por lo que es una solución de lo más higiénica.

3. Repelente. Existen ciertos olores y productos que generan a nuestros gatos un cierto rechazo. Si rocías tu sofá cama con repelente felino, podrás evitar que tu gato te destroce tu nuevo y flamante mueble. Estos repelentes no les causan ningún daño, sólo los alejan.

4. Cortar las uñas. Si mantenemos las uñas de nuestro gato bien cortas podremos evitar que dañe nuestro sofá cama. Cuando un rascador no es suficiente, debemos mantener cortas las uñas de nuestro gato para así evitar que no destroce ningún mueble. Si no puedes hacerlo tú solo, llévalo al veterinario a que se las corte.

5. Cepillarle el pelo. Cepillarle el pelo a nuestro gato es algo que a los felinos les encanta. Además, al cepillarlo diariamente harás que se le caigan muchos menos pelos. Si lo haces a diario, conseguirás que la cantidad de pelos en tu sofá cama sea realmente mínima.

6. Entretenerlo. En ocasiones los gatos no dejan de ser como los niños. Si nuestro gato está entretenido haciendo cosas con nosotros o con otra mascota nuestra, no se centra tanto en el sofá cama. Puedes comprarle algún juguete para que se distraiga.

7. Castración.  Aunque casi todos los gatos domésticos están castrados nunca viene mal repetir este consejo. Si nuestro gato no está castrado podría marcar su territorio meando en nuestro sofá cama. Evita esto llevándolo al veterinario para que lo castre.

8. Reñirlo. Si pillamos a nuestro gato arañando el sofá cama, podemos optar por reñir lo. De esta forma sabrá que no está comportando ser bien y, como es un animal bastante inteligente, sabrá que no debe volver a repetirlo. No obstante, no debes reñir a tu gato si no lo pillas infraganti ya que podría no entenderlo.

Como ves, existen muchos consejos diferentes que pueden hacer que la convivencia entre tu gato y tu sofá cama sea muy armoniosa. Seguro que si no te funcionan todos coma muchos de ellos si lo harán. Así que no hay ninguna excusa. ¡A disfrutar de tu sofá cama y de tu gato!

Comparte este articulo

Scroll to Top