Tel. 914 355 594 / Tel. 914 410 460 cruces@sofascamascruces.com
Sofás Camas Cruces
Cómo evitar que con el tiempo se deforme tu sofá

Cómo evitar que con el tiempo se deforme tu sofá

Su uso y el lógico paso del tiempo pueden hacer mella en nuestro sofá. Es algo frustrante ver como su estado original, nuevo e impoluto también en las formas, pierde consistencia, el sofá pierde su forma original y acaba hundiéndose o desformándose. ¿Cómo evitar que esto pase? Obviamente con buen mantenimiento y un correcto uso lograremos que nuestro sofá se mantenga casi como el primer día.

El sofá es sin duda uno de los muebles estrellas de cada casa. Y como tal, también uno de los más utilizados. Es lugar de reunión de la familia para conservar o ver la televisión. Un sitio ideal para celebrar charlas con amigos. Un cómodo mueble donde dejarnos caer y relajarnos tras un estresante día. El sofá es un mueble confortable y práctico y, cómo no, está pensando para ser usado. El problema viene cuando no lo utilizamos bien y nuestro sofá puede empezar a sufrir los vaivenes de un mal uso y unas malas praxis que pueden poner en peligro su consistencia e incluso su integridad física pudiendo llegar a romperse algunas de sus partes. Es responsabilidad de todos evitar que el sofá se deforme.

Malas praxis, el gran enemigo de tu sofá

Llevar a cabo de forma continuada un mal uso de nuestro sofá acabará por pasarle mella. Y la lista de errores en este sentido puede ser larga. Todos los miembros de la unidad familiar somos responsables de que  nuestro sofá perdure de forma perfecta en el tiempo. Por muy bueno que éste sea, si no lo tratamos bien las diferentes partes del sofá pueden verse dañadas: la base, los reposabrazos, los cabezales, el tapizado… y más tarde que pronto tendremos que comprar un sofá nuevo u optar por tapizarlo, una solución algo cara y que no merece ya tanto la pena como comprar un sofá nuevo.

Dejar subir a nuestras mascotas al sofá no es malo pero tenemos que tener en cuenta si se trata de perros o gatos de gran peso, sobre todo canes que pueden llegar a pesar más de 10 kilos. Los animales son proclives a coger costumbres y si un perro de gran tamaño elige una parte del sofá de forma continuada, siempre acabará en el mismo lugar pudiendo hundir la base. Sus uñas y también la de los gatos pueden dañar el tapizado del sofá, ¿por qué no colocas una práctica funda de plástico y una funda de sofá que lo protege? Al menos lo protegerás en este sentido.

Cosas que no hacer en tu sofá

Pero ojo, la culpa no la tienen nuestras mascotas. Que un sofá se deforme es culpa nuestra. Por ejemplo de tirarnos en el sofá sin contemplación pudiendo hundir la base o dañar la base estructural con el tiempo. De tumbarnos varias personas juntas para hacer la siesta, de acceder al sofá por la parte de detrás o por un lateral pudiendo dañar los cabezales o una parte del tresillo (una mala praxis que debes superar…), el no apelmazar los cabezales de vez en cuando para que recuperen su forma original, el no devolver estos a su sitio si los coges y los usas como improvisadas almohadas, el permitir que los niños salten encima del sofá, el no quitarnos los zapatos al tumbarnos pudiendo dañar el tapizado.

En definitiva una serie de malas praxis que pueden provocar que tu sofá se deforme por muy buen sofá que sea y su buena calidad. Recuerda si quieres que éste te dure como el primer día, trátalo bien.

¿Quieres saber además cómo evitar que se desgaste tu sofá cama? Entra AQUÍ.

Comparte este articulo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de información estadística, si continuas navegando supone la aceptación de la politica de cookies. Aceptar

Scroll to Top