Tel. 914 355 594 / Tel. 914 410 460 cruces@sofascamascruces.com
Sofás Camas Cruces
Consejos prácticos: cómo desmontar un sillón

Consejos prácticos: cómo desmontar un sillón

Los sillones al uso se presentan en un número casi ilimitado de variaciones en cuanto a su diseño aunque bien es cierto que no hay mucha diferencia entre ellos cuando se trata de desarmar o desmontar uno pero ¿cómo hacerlo?

Para arreglar una de sus partes, para tapizarlo o debido a una mudanza, puede ser que necesitemos alguna vez desmontar un sillón de casa. La cosa no tiene porque ser complicada si seguimos unos pasos concretos. Pauta que, además, podemos seguir prácticamente al desmontar el sofá de casa, solo que éste presenta unas dimensiones mayores pero a fin y al cabo la tarea es la misma.

Todos tienen asiento, respaldo, patas y, por lo general, reposabrazos. Estas piezas se mantienen juntas con pernos o tornillos, y el secreto del desmontaje es en gran medida cuestión de encontrar las herramientas adecuadas para quitarlos.

Si no puedes encontrar los pernos en una silla tapizada, significa que probablemente estén debajo de la propia tapicería. Un consejo, piénsalo dos veces antes de desmontar un sillón, quizás luego te será difícil volverlo a montar.

1. Retira los cojines de la silla, si los hay. Es posible que estén unidos al asiento con velcros o cintas adhesivas. Por lo que lo primero que debes hacer es encontrar las conexiones para quitarlas.

2. Saca las tachuelas y grapas de tapicería. Para ello utiliza unos alicates y un destornillador de punta plana y tira hacia atrás solo la tapicería que sea necesaria para quitar los pernos y quitar la pieza. Cuando vuelvas a ensamblar el sillón, será más fácil reparar la tapicería si la mayor parte del mismo todavía está unido.

3. Desmonta los brazos. Suelen tener dos puntos de conexión, uno al asiento y otro al respaldo del sillón. Localiza los tornillos y destorníllalos con una herramienta adecuada, ya sea un destornillador común, una llave de tubo o una llave Allen. Muchos fabricantes de muebles utilizan los siempre funcionales tornillos Allen.

4. Da la vuelta al sillón y quítale las patas. Las patas se pueden unir individualmente o se pueden integrar en una parte central. De cualquier manera, debes poder aflojar los tornillos que los sujetan con la misma herramienta que usaste para quitar los brazos. Después de quitarlos, quita las partes que los mantienen unidos.

5. Separa el asiento del respaldo desenroscando los tornillos que los unen. Algunos fabricantes a menudo integran estas dos partes en una, por lo que es posible que no puedas separarlas.

Una vez lo has desmontado y cuando vuelvas a montar el sillón será preciso limpiarlo para que quede como nuevo pero ¿cómo hacerlo? te lo contamos AQUÍ.

Comparte este articulo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de información estadística, si continuas navegando supone la aceptación de la politica de cookies. Aceptar

Scroll to Top