Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de información estadística, si continuas navegando supone la aceptación de la politica de cookies. Aceptar

Tel. 914 355 594 / Tel. 914 410 460 cruces@sofascamascruces.com
Sofás Camas Cruces
¿Cómo abrir y cerrar un Sofá Cama?

¿Cómo abrir y cerrar un Sofá Cama?

Un sofá cama es una máquina simple, que mediante un mecanismo de palanca, nos permite convertir rápida y fácilmente, lo que en apariencia es solo un sofá en una cama. En función de dicho mecanismo los podremos catalogar y según sean de un tipo o de otro sabremos cómo abrirlos o cerrarlos correctamente.

  • Sofás camas Horizontales: Son aquellos en los que se duerme paralelo respecto del sofá.  En este grupo se encentran distintos tipos de sofá pero todos tienen algo en común, el colchón no está doblado.

 

Sofás camas nido:

Estos son los sofás son muy simples, pues en realidad “no tienen mecanismo”, es decir, que básicamente es un somier con un colchón, una cama, a la que se guarnece de almohadones para que hagan la función de respaldo y un armazón de madera, que puede ir tapizado o no, para dar al conjunto el aspecto de sofá tradicional. 

En los sofás camas nidos, se suele aprovechar el espacio que queda debajo de la cama para esconder o bien otra cama, o bien unos cajones. Esto los hace unos sofás cama muy versátil, prácticos y también contenidos en precio pues la ausencia de mecanismos los abarata a pesar de que muchas veces lleven dos camas.

En el lado menos favorable se encuentra su tamaño, que no pueden ser inferior a 190cmts de largo, debido a que por definición, como hemos visto, es el propio colchón el que hace de asiento, y sumados a los brazos que le confieren aspecto de sofá, harán imposible reducir esa medida, pues la medida mínima de una cama es de 180cmts.

Otro aspecto negativo de estos muebles, es que te sientas en la cama lo que reduce la comodidad, pues un colchón nunca pude ser tan cómodo como un almohadón. Este último punto también repercute en la estética, pues el tapizado de estos sofá no es como el de un sofá tradicional,el colchón va cubierto por una funda guateada, que si bien nos puede servir de edredón en un momento dado, también es cierto que se moverá y descolocará con facilidad dando a nuestro sofá una imagen más desgarbada . Por todo ello los sofás camas nidos son los más indicados para cuartos de huéspedes, cuartos de juegos y apartamentos vacacionales.

La apertura de estos muebles es muy intuitiva, solo hay que retirar los almohadones y ya.  Para acceder a la segunda cama hay que extraer el frente que correrá, por tener unas ruedas, y levantarlo de un extremo primero y después del otro. Se desplegarán una patas mediante un resorte y el somier quedará a la altura normal de una cama convencional. Los más evolucionados tienen un sistema de palanca que facilitará el alzado de la segunda cama

 

Sofás cama libro : Estos son los más sencillos. Su nombre los describe perfectamente, son dos colchones dispuestos a la manera de las tapas de un libro abierto unidos por una costura o cremallera, siendo un colchón el asiento y otro el respaldo.  La forma de abrirlos o cerrarlos, es empujar el respaldo o levantar el asiento, lo que hará que queden en posición horizontal formando una cama de dos plazas. También se le llama de “click-clack” por alusión al sonido de la bisagra cuando se convierten en cama. Estos sofás tienen las mismas características en contra que los nidos, a parte que estos son más informales aún y que obligan a que las dos plazas de la cama no pueden separar, como aspecto positivo distintivo es que suelen ser muy económicos.

 

Sofás camas horizontales propiamente dichos : Esencialmente son iguales que los nidos, solo que en ellos solo existe una cama individual. Para ello se sacrifica el espacio, que se provechaba en los mencionados nidos, para ocultar el colchón y se coloca un sencillo mecanismo de muelle, que se activará con un pedal al usar la cama (esta se separa del armazón). La ventaja de este sofá, es que el asiento no es el propio colchón, si no que incorpora almohadones de asiento, protegiéndolo así del desgaste que conlleva este uso, además de hacerlo más estético, pues aparentemente no habrá diferencia entre ellos y los sofás más tradicionales. También se puede dejar hecha la cama, cosa que en ninguno de los anteriores era posible. No obstante son sofás que al ser “grandes para llevar solo una cama de un cuerpo”, se suelen ubicar en instalaciones como cama de acompañante (Hospitales, residencias…)

 

  • Sofás camas con el colchón doblado y oculto : Son aquellos en los que se duerme perpendicular respecto del sofá.  En este grupo se encentran distintos tipos de sofá pero todos tienen algo en común, el colchón está doblado, pero tampoco nos sentamos directamente en él.

 

  • Sofás cama mecanismo tradicional : Estos son los sofás que primero se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en un sofá cama. Un sofá que dentro lleva un somier doblado con un colchón debajo de los cojines de asiento. La forma de abrir de estos sofás cama, es tirando del somier que con la ayuda de unos muelles desplegarán el somier y el colchón, después de retirar los almohadones (de asiento y/ o respaldo). La ventaja de estos sofás es que pueden ser de diferentes medias y contener camas de todas las medidas, pues esta sale perpendicularmente al sofá, de esta forma el ancho del sofá dependerá también del ancho del colchón y no del largo, también podemos dejar la cama completamente vestida al estar oculta; por ende comodidad y la estética serán exactamente igual a la de un sofá que no sea cama. El único inconveniente a parte del mayor precio, es que el colchón sufre al estar doblado la mayor parte del tiempo por lo que convendrá recambiarlo con cierta frecuencia para que mantenga sus características es perfectas condiciones.

 

  • Sofás cama apertura italiana : Este grupo de sofás son los que se han impuesto en el mercado por su comodidad de apertura, pues reúnen las mismas características de los sofás camas tradicionales, (cama oculta, estética, se puede dejar la cama hecha …) pero además, gracias a un ingenioso mecanismo, el somier se despliega sin la necesidad de retirar ningún cojín de asiento o de respaldo y sin esfuerzo al ser ayudado por unos muelles. La forma de accionarlos es simple, se tira de un lazo que suele estar ente los cojines del respaldo hacia delante y se abrirá fácilmente. Para cerrarlo el mecanismo es el procero inverso.  Los inconvenientes son los mismos de los que peca el sistema tradicional además de un pequeño sobre coste.

 

Con esta pequeña guía, podrás identificar cualquier sofá cama y de esta manera, sabrás cómo manejarlos perfectamente además de poder elegir el que más se ajuste a tus necesidades.

Aquí puedes ampliar la información para poder elegir tu sofá cama.

6 Sofás cama pequeños para espacios reducidos

Podemos poner un sofá cama en el salón.

Comparte este articulo

Scroll to Top