Tel. 914 355 594 / Tel. 914 410 460 cruces@sofascamascruces.com
Sofás Camas Cruces
¿Qué significa elegir un sofá ergonómico?

¿Qué significa elegir un sofá ergonómico?

A estas alturas, todos estamos acostumbrados a trabajar en una oficina ergonómica, con muebles cómodos y sillas que nos procuran una buena higiene postural, pero ¿qué significa tener un sofá ergonómico? Es mucho más importante de lo que crees y deberías tenerlo en cuenta a la hora de comprar tu próximo sofá cama.

Como cualquier mueble ergonómico, un sofá ergonómico está diseñado pensado en el usuario. No se trata de un sofá con un tamaño único para todos ni mucho menos. Se trata de elegir un mueble único para cada cuerpo. Piensa en ello como un zapato. Es probable que tú y tu pareja no tengáis el mismo tamaño de pies, por lo que compraréis zapatos diferentes, únicos para cada cuerpo.

Un sofá ergonómico se construye con un concepto similar: diseñado para un usuario específico. Esto ayuda a reducir la tensión en sus huesos y músculos, lo que a su vez disminuye el dolor y le ayuda a dormir mejor por la noche. Al final, su inversión lleva a una vida más feliz y plena.

Pero si varias personas están sentadas en el sofá a la vez, ¿cómo puedo tener un diseño que se adapte a todas? Una opción por la que puede comenzar es un diseño personalizado que cree una disposición de asientos personalizada para cada miembro de su familia.

Sí, esta es una solución más cara, de lo contrario también se puede optar por sofás comercializados como "ergonómicos" que presentan cualidades como son espuma resistente al estrés y reposacabezas. Te animamos a que vengas a nuestras tiendas en Madrid, te sientes en nuestros sofás y te asegures de que se ajusta a tu cuerpo antes de comprar. Otra alternativa es comprar una butaca ergonómica adecuada para cada persona de la familia.

¿Qué debes buscar en un sofá?

Encontrar un sofá que se adapte a tu cuerpo puede resultar complicado. Lo que puede parecer cómodo para ti, puede no parecerlo para el resto de miembros de casa. Por ejemplo, puedes sentarte en un sofá grande y blando y sentirte como si estuvieras acostado en una nube. Sin embargo, con el tiempo, los muelles empezarán a ceder y quizás también a sentirte dolorido. O si tienes que estirar el cuello para ver la televisión, entonces tienes un sofá poco ergonómico.

En su lugar, busca siempre un sofá firme. Por supuesto, que tenga algo de amortiguación, pero no que seas tan suave que no obtengas ningún apoyo. Los expertos sugieren buscar una clasificación de densidad de espuma de al menos 2,4 centímetros.

A continuación, concéntrate en la posición de tu cuerpo cuando te sientes en el sofá. Debes sentarte en una posición erguida y poder apoyar los pies en el suelo cuando las rodillas estén dobladas en un ángulo de 90 grados. También deseas dejar un pequeño espacio entre la parte posterior de las rodillas y el extremo de la silla para que no incida en el flujo de sangre.

En algunos de nuestros modelos de sofás camas encontrarás soporte lumbar integrado y reposacabezas con secciones reclinables individualmente para optimizar el nivel de comodidad de cada usuario. Estos sofás no solo brindan un apoyo y una comodidad excepcionales, sino que también son agradables a la vista con una estética increíble.

Cuando tú y tu familia experimentáis dolores y molestias, especialmente en la espalda, la columna vertebral o las caderas, a veces no es cosa de vuestra salud. Puede ser que tu sofá no se todo lo ergonómico que es necesario.

Te contamos aquí: las 5 reglas de oro a la hora de comprar un sofá

Comparte este articulo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de información estadística, si continuas navegando supone la aceptación de la politica de cookies. Aceptar

Scroll to Top