Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de información estadística, si continuas navegando supone la aceptación de la politica de cookies. Aceptar

Tel. 914 355 594 / Tel. 914 410 460 cruces@sofascamascruces.com
Sofás Camas Cruces
¿Qué tipos de colchón puede llevar un sofá cama?

¿Qué tipos de colchón puede llevar un sofá cama?

De entre las muchas preguntas que nos asaltarán a la hora comprar nuestro sofá cama, sin duda alguna, una de las más temidas es:

¿Qué colchón elegir?

Porque el colchón del sofá cama es, por así decirlo, el ánima de nuestro sofá y nadie quiere equivocarse en su elección. Por ello hemos hecho este post. Leelo y tendrás todas las claves para hacer la mejor elección.

Colchón de muelles: Este ha sido el colchón que habitualmente se encontraba en los sofás camas durante muchos años, por analogía a los colchones que existían en las camas convencionales. Están diseñados de tal manera, que a pesar de tener resortes, estos colchones se pueden plegar. Su mayor ventaja es que son frescos gracias a su óptima transpiración.

Colchón de goma de alta densidad (HR): Este tipo de colchón es el heredero natural del colchón de muelles, por lo que suele ser en la actualidad, el colchón que llevan por defecto de gran mayoría de los sofás camas. La industria petroquímica ha realizado grandes avances en las espumaciones de poliuretano, por lo que estos colchones son ideales para los sofás camas debido a su indeformabilidad, ya que soportan perfectamente el estar doblados, y recuperaran su forma en pocos instantes en cuanto despleguemos la cama de nuestro sofá. Los hay de diferentes densidades desde 25kg/m³ (es decir que hay 25 kilos de poliuretano por metro cúbico) a 35kg/m³. A la hora de elegir un colchón, la densidad es un factor que debemos tener en cuenta, ya que determina determinados parámetros. Cuanta mayor densidad tenga la pieza, mayor será su duración, confortabilidad y adaptabilidad. Los bloques de espumación HR, son los que mayor densidad tienen y por tanto serán más duraderos, adaptables y confortables que el resto de colchones de espumaciones de menor calidad. Hay que tener en cuenta nuestros gustos y necesidades de descanso. Un colchón de muy alta densidad puede ser más confortable, pero más caluroso. Si optamos por uno de densidad menor, soportará menos peso y el colchón se deformará antes.

Colchón de látex: Primero convendría conocer qué es el látex y qué diferencia existe entre látex sintético y látex natural.

El látex natural es una goma que procede de la manipulación de la savia del árbol de caucho (Hevea Basiliensis), es un líquido blanco y denso. Por el contrario el látex sintético es un producto de origen totalmente artificial, que imita las cualidades del látex, eliminando alguna de sus características menos favorables, como la posibilidad alergénica y también abaratando los costes de producción.

El látex es una goma de gran elasticidad, que consigue que todos los puntos de nuestro cuerpo queden perfectamente apoyados. Pongamos un ejemplo: Si nos tumbásemos en el suelo, habría partes de nuestro cuerpo que quedarían en contacto con la superficie y otros partes que,  por la natural curvatura de nuestra espalda no lo tocarían, pues bien, en un colchón de látex todos los puntos de nuestra anatomía estarán soportados por el colchón, repartiendo así mucho más eficientemente el peso de nuestro cuerpo, lo que redundará sin duda alguna en un mejor y más sano descanso.

 

Colchón viscoelástico: La Viscoelástica fue desarrollada por la NASA con unas propiedades completamente innovadoras, con la intención de aliviar la presión recibida en cuerpo humano durante el despegue de un cohete espacial. Este tipo de material sintético nació como resultado directo de la carrera espacial en los años 60, aunque no fue hasta principios de los 90 cuando se incorporó al uso doméstico.

El uso de la Viscoelástica en los colchones de sofás cama está cada vez más arraigado debido a que las prestaciones que nos ofrece son las más recomendadas para un descanso saludable: firmeza media y adaptabilidad.  Los colchones de viscoelástica se llaman así, porque contienen este material; pero en realidad son colchones hechos a partir de un bloque de goma de alta densidad, cubiertos con una capa de material viscoelástico y no solo de dicha sustancia, pues esta necesita un soporte que la sostenga.

La vicoelástica se adapta a nuestro cuerpo en función del calor y la presión recibidas. Es decir, cuando nuestro cuerpo se encuentra sobre el colchón, las zonas que apoyan son efecto de la gravedad son las que reciben una mayor presión y vascularización, es por ello que cuando llevamos cierto tiempo en una posición, empezamos a sentir un entumecimiento que nos obliga a cambiar de postura. Pues bien, la viscoelástica se adapta a nuestro cuerpo creando un “molde” que nos proporcionará una sensación de ingravidez, que minimizará esa sensación de entumecimiento haciendo que no tengamos que cambiar de posición, y por lo tanto repercutiendo en un mejor descanso.

 

Como hemos visto, hay diferentes tipos de colchones para un sofá cama. Saber elegir el que más nos interesa, es fundamental para que nuestra satisfacción sea plena. Recuerda, no todos los sofás camas tienen opción de poder elegir colchón. Por eso, nuestra recomendación es, que si quieres controlar y personalizar todos los detalles de tu sofá cama, lo adquieras en una tienda especializada, donde además de tener una amplia variedad de productos, hallarás al personal más cualificado que te girará en una compra tan importante.

 

Aquí puedes ver otras cosas que también te pueden interesar

¿Cómo abrir y cerrar un Sofá Cama?

¿Cómo hacer un sofá cama?

Comparte este articulo

Scroll to Top