Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de información estadística, si continuas navegando supone la aceptación de la politica de cookies. Aceptar

Tel. 914 355 594 / Tel. 914 410 460 cruces@sofascamascruces.com
Posturas malas con la almohada que debes evitar

Sofás Camas Cruces
Posturas malas con la almohada que debes evitar

Posturas malas con la almohada que debes evitar

Dormir bien es algo vital para el ser humano. Si no hemos conseguido descansar correctamente por la mañana nos levantaremos con molestias y con sensación de somnolencia. No importa si duermes en tu cama o en un sofá cama, muchas veces esas molestias se deben a una mala postura que hemos adoptado durante la noche o quizás a que ya es el turno de renovar nuestra vieja almohada. (LEER MÁS)

Nos pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Teniendo en cuenta este dato es necesario que seamos capaces de dormir en una postura que no sea perjudicial para nuestro cuerpo y que además podría ocasionarnos más problemas a medida que nos vayamos haciendo mayores. También podría llegar a provocar que nuestro rendimiento no fuera el adecuado. Los hombros, cuello y espalda suelen ser las partes de nuestro cuerpo que más sufren cuando empleamos una postura incorrecta.

La peor posición que podemos adoptar cuando estamos en nuestra cama es dormir boca abajo. Estar presionando el estómago durante toda la noche no es bueno. En esta posición a la columna vertebral se le dificulta estar en una posición neutral y por lo tanto nos puede llegar a causar dolores. Además se presionan en exceso músculos y articulaciones y provocará que nuestros nervios se irriten.

No podemos olvidar que para nuestro cuello es una posición muy incómoda por lo que debemos evitarla a toda costa. Dormir boca abajo va a provocar que seguramente por la mañana despertemos con rigidez. Si finalmente optáramos por dormir en esta postura es mejor que empleemos una almohada que no sea gruesa ya que una grande podría llegar a perjudicarnos.

Otra postura nada recomendable es dormir en posición fetal. Si somos insistentes en esta postura con el paso de los años nuestra columna vertebral y sueño acabarán siendo afectados. No es nada recomendable para las personas que sufren de artritis en espalda o articulaciones ya que se podría potenciar el dolor.

En el caso de que decidiéramos seguir empleando esta postura a la hora de dormir es importante que nuestra almohada sea gruesa y de esta forma espalda y cuello no estarán desviados.

Si se durmiera en pareja sería necesario que cada uno tuviera su propia almohada, pudiendo elegir de esta forma la que más se adecua a sus necesidades. A la hora de levantarnos colocaremos las piernas en primer lugar y procuraremos hacerlo de forma suave. Evitando malas posturas y siguiendo estos consejos conseguiremos que nuestro descanso nocturno sea perfecto.

Recuerda a la hora de descansar, importa más el cómo que el dónde y en un sofá cama dormirás tan a gusto como en cualquier cama al uso. ¿Podemos ayudarte? Contáctanos.

 

Comparte este articulo

Scroll to Top