Tel. 914 355 594 / Tel. 914 410 460 cruces@sofascamascruces.com
Sofás Camas Cruces
Sofá cama VS Futón

Sofá cama VS Futón

Futón una palabra con la que seguramente nos toparemos, más tarde o más temprano cuando iniciemos la búsqueda de un sofá cama para nuestra casa. Pero ¿qué es un futón?, ¿es mejor un futón que un sofá cama?, ¿cómo funciona?, ¿será cómodo para dormir? Todas estas dudas y seguramente muchas más nos asaltaran. En este post podrás conocer todas sus características y diferencias, pudiendo así optar por la solución que más se ajuste a tus necesidades.

¿Qué es un FUTÓN?

La definición de futón es:

Un futón es un estilo de cama tradicional japonesa, consistente en un colchón y una funda unido y suficientemente plegable, que puede ser o no almacenado durante el día, y que se usa extendido sobre unas esterillas colocadas directamente en el suelo. Proviene del término japonés futón (布団).)

Como vemos, en ningún lugar pone que sea un sofá ¿Entonces?

En Europa se tomó el concepto nipón de futón y se adaptó a nuestra cultura, así aquí los “futones” son: fundas rellenas, normalmente de espumas y algodones que hacen las veces de colchón a los que se le añade un bastidor. El cochón se pliega sobre ellas dando un aspecto de sofá y pudiéndose desdoblar para usarse como cama.

Por definición entonces un futón es un colchón doblado sobre un bastidor, ya sea de madera o metálico sobre el que nos sentamos y que mediante un sencillo mecanismo se trasforma en una cama. ¿Entonces un futón es un sofá cama? Sí, podíamos denominarlo así es un tipo de sofá cama.

Esto parece muy complicado, porque resulta que un futón es un sofá cama, por lo tanto ¿Qué los distingue?

Las principales diferencias estriban en sus componentes.

Los futones, como hemos visto, tienen colchón de algodón y siempre hay que sentarse directamente sobre el él cuando esté en posición de “sofá”. Por lo tanto la comodidad como asiento es cuestionable. Evidentemente este uso, afectará sin duda también a la comodidad del descanso, pues el colchón que al fin y a la postre es el 99% del mueble recibe mucho desgaste. En un sofá cama tradicional, el cochón no es directamente el asiento. Esto además, de liberarlo de un trabajo intenso, es más higiénico. Otras ventajas adicionales, es el poder dejar la cama hecha e incluso guardar las almohadas.

El bastidor, que también hará las veces de somier, es más sencillo que un sofá cama tradicional, reduciéndose a la mínima expresión, casi de la simplicidad de una tumbona.

Viendo estas características parece una decisión muy fácil, ya que el sofá cama parece muy superior en prestaciones. No te dejes engañar, nada es tan fácil.

El futón puede ser un aliado perfecto, pero debemos tener en cuenta sus características y nuestras necesidades.

Es un sofá cama muy funcional, que gracias a su escaso bastidor no ocupará apenas espacio. Ideal para estancias pequeñas o ambientes informales, donde se opte por una decoración sencilla y minimalista, y/o con toques orientales.

Son sofás camas donde se potencia el factor natural de los componentes. En un futón los materiales son fibras naturales como el algodón, el lino y la madera, haciendo honor a su cultura de origen.

El pvp también es un factor a tener en cuenta, ya que su sencillez también redunda en un precio más moderado que en un sofá cama tradicional, que tiene un mecanismo, más tela, rellenos y un trabajo de tapicería que en el futón no pagarás.

Por lo tanto y en resumen; un sofá cama tradicional y un futón son artículos completamente distintos que no tiene por qué entrar en liza. Cada uno tiene su lugar y función, por ello debes ser tú, el que decida cuál es el que cubre mejor tus expectativas de compra.

Si quieres seguir conociendo más sobre sofás cama pincha aquí.

Comparte este articulo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de información estadística, si continuas navegando supone la aceptación de la politica de cookies. Aceptar

Scroll to Top