sofa cama de diseno moderno azul

Tipos de patas para un sofá o sofá cama

21 diciembre, 2023

Un sofá o un sofá cama es una de las piezas de mobiliario más importantes de cualquier casa. Es el punto focal de la mayoría de los salones y puede realzar o estropear el aspecto de la estancia. Por eso es importante elegir las patas adecuadas.

A la hora de encontrar las patas perfectas para un sofá, hay muchos tipos entre los que elegir. Puedes elegir entre metal, madera, plástico o cualquier otro material de tu elección. Cada tipo tiene sus propias ventajas e inconvenientes. Echemos un vistazo más de cerca a los distintos tipos de patas para sofá y veamos cuál es la más adecuada para ti.

Pata de sofá de acero

Las patas de sofá de acero son perfectas para quienes buscan un look contemporáneo. Suelen ser cromadas, de acero inoxidable, de aluminio o de aleación, y suelen tener un acabado brillante que queda genial con sofás de estilo moderno o contemporáneo. También son muy resistentes y pueden soportar mucho peso.

Sin embargo, las patas de metal a menudo pueden resultar frías al tacto, por lo que si buscas algo más cálido y acogedor, quizá te interese elegir otro tipo.

Pata de madera para sofá

Las patas de madera suelen ser el tipo más popular. Las hay de muchas formas y colores, y puedes elegir entre muchos tipos de madera. Tienen un tacto cálido y acogedor y pueden ser fáciles de personalizar con distintos acabados. La desventaja de las patas de madera es que no son tan duraderas como las de metal.

Patas de plástico para sofá

Las patas de plástico son una gran opción si buscas una solución asequible. Son ligeras y fáciles de instalar, y las hay de muchos colores y estilos. La desventaja de las patas de plástico es que no son tan resistentes como las de metal o madera y pueden doblarse o romperse.

Cómo cuidar las patas del sofá

Independientemente de que quieras dar estilo a tu salón con un nuevo mueble o ya lo tengas, es importante saber cómo cuidar las patas del sofá. No sólo te ocuparás de la integridad estructural del sofá, sino que también garantizarás su aspecto estético. Tomar las precauciones adecuadas y dar al sofá los cuidados que se merece hará que dure más.

Protección de plástico

Si las patas de tu nuevo sofá son de metal, es importante colocar un protector de plástico en el suelo para evitar daños en la superficie. En el caso de las patas de madera o plástico, asegúrate de que no tienen grietas ni signos de desgaste. Si es necesario, cámbialas para evitar accidentes.

Limpieza ligera

Una rutina de limpieza ligera al menos una vez por semana debería ser suficiente para que tu sofá parezca fresco y acogedor. Pasar la aspiradora por las hendiduras del sofá o usar un paño húmedo ligero para eliminar la suciedad y el polvo suele ser suficiente para evitar nuevos daños. También se recomienda utilizar un producto de limpieza específicamente diseñado para la tapicería de sofás, aunque asegúrate de hacer una prueba de parche antes de aplicarlo.

Mantén todo en su sitio

Cuando se trata de saber cómo cuidar las patas del sofá, uno de los consejos más importantes es asegurarte de que todo permanece en su sitio correcto. Coloca el sofá lejos de la luz solar directa y de las rejillas de calefacción y aire acondicionado para evitar que se agriete, ya que estos elementos pueden hacer que el sofá se seque y debilite su estructura a largo plazo.

Prevención de las pastillas

Las pastillas son un problema estético que se produce cuando se deteriora la tela de la tapicería y empieza a formar motas, creando pequeñas pelotillas en la superficie. Para evitarlo, utiliza un cepillo una vez cada dos semanas y peina la tapicería del sofá de arriba abajo para eliminar todas las pelusas. Ésta es una de las mejores formas de evitar que la bola deje de empeorar o de desarrollarse aún más.

Introduce color y luz

Introducir color y luz en tu salón con un sofá cómodo y elegante es una de las mejores maneras de hacer que tu espacio vital resulte acogedor. Puedes hacerlo comprando fundas de sofá en tu tejido favorito, añadiendo cojines o simplemente eligiendo una paleta de colores que se adapte al tema e identidad de tu habitación. Puedes incluso combinarlo con mantas y cojines.

Cambiar las patas del sofá

Si prefieres cambiar las patas del sofá, es importante que te asegures de utilizar los tornillos y herramientas adecuados. Evita apretar demasiado los tornillos para no dañar la estructura y fija las patas firmemente en las juntas pretaladradas. Si te preocupa poder mover el sofá, opta por patas con ruedas, ya que te dan la versatilidad de moverlo de un sitio a otro o incluso al otro extremo de la habitación.

A la hora de encontrar las patas ideales para tu sofá, hay muchos tipos entre los que elegir. El metal, la madera y el plástico son opciones excelentes, cada una con sus ventajas e inconvenientes. Independientemente del tipo de pata que elijas, asegúrate de medir y comprobar la capacidad de peso de las patas antes de comprarlas, para que te asegures de que son aptas para la tarea. ¡Buena suerte!