Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies de información estadística, si continuas navegando supone la aceptación de la politica de cookies. Aceptar

Tel. 914 355 594 / Tel. 914 410 460 cruces@sofascamascruces.com
Sofás Camas Cruces
¿Cómo tiene que ser un buen sofá cama?

¿Cómo tiene que ser un buen sofá cama?

Comprar un sofá cama es una decisión muy importante pues será una pieza clave en nuestro hogar, además será una compra lo suficientemente alta económicamente para valorar bien y acertar en ella. Una buena argucia para comprar bien es informarse antes del producto, pero en el caso el sofá cama este suele rodeado de muchas “leyendas urbanas” que no sabemos muy bien porqué pero que solemos dar por ciertas; “Los sofás camas no son tan cómodos, los sofás camas son feos…” otra fuente de información suelen ser son los foros de opinión, donde se comenta en función las experiencias propias de cada ponente. En estos corremos el riesgo de meter en el mismo saco a todos los sofás cama del mundo y sinceramente no todos son iguales. Entonces, ¿dónde encontrar, de verdad, las claves para saber, cómo tiene que ser un buen sofá cama? Pues este es el espíritu de este artículo. Si lo sigues, conocerás de la mano del único especialista 100% a nivel nacional en sofás camas, todos los parámetros que debes tener en cuenta a la hora de adquirir un buen sofá cama.

¿Cómo tiene que ser un buen sofá cama?

Bonito. Lo primero y más importante es que el sofá cama te guste. De nada sirve que el sofá sea magnifico estructuralmente o de un diseño maravilloso si no te gusta. La estética de un sofá cama es un parámetro fundamental, pues obviamente en la decoración la estética es un factor principal. Así que no temas, una leyenda urbana desmitificada Los sofás camas no tiene porqué ser feos.

Medidas apropiadas. No te rindas, hay sofás cama para cada espacio. Sí, puede que no los encuentres a primera vista o que no los hagas en grandes superficies, pero haberlos los hay. Así que no desesperes y no renuncies al sofá cama de la medida ideal para tu espacio. Piensa que los sofás camas más comunes serán los menos adaptables pero que, como en todo hay posibilidad de adaptar y o personalizar. Otro mito echado por tierra, los sofás camas no son adaptables.

Cómodos como sofá. Otro sambenito que arrastra el sofá cama es ese que reza “Un sofá cama no están cómodo como un sofá sofá” Y es algo para lo que inconscientemente vamos preparados, incluso se puede oír en algunas tiendas de muebles, pero ¡qué barbaridad! Los sofás cama los hay cómodos e incomodos porque ¿hay algo más relativo que la comodidad? Así que saca eso de tu cabeza, relajate y siéntate y juzga en consecuencia. Un sofá no es incómodo por definición. No caigamos en generalidades absurdas y sin fundamento.

Cómodos como cama. La segunda parte del sambenito anterior. Y que se desmonta de la misma forma. Claro que habrá sofás camas que no serán cómodos, como hay camas que no lo son. Dependerá de la calidad el producto que estemos juzgando, pero no de que por ser sofá cama, ya vaya a ser automáticamente incómodo. ¿Crees que un producto que no funciona tan evidentemente seguiría en el mercado? Elige un sofá con un buen somier y un buen colchón, tumbate y cierra los ojos, dudarás si estás en una cama convencional o en un buen sofá cama.

Buena Tapicería. Una tapicería es fundamental para que el resultado del sofá cama sea óptimo. Aquí no solo hacemos referencia al primer punto donde dijimos que el sofá cama tenía que ser bonito, sino también a que la tela debe ser de buena calidad. Para ello lo mejor es huir de sofá en los que no se pueda personalizar la tapicería porque de esta forma podremos conocer qué tela vamos a poner. La tela es lo que suele perfilar el precio del sofá y es un punto en que no debemos escatimar después de haber decidido comprar un buen sofá cama. Una buena tela multiplicará la vida de nuestro sofá cama por ejemplo; siendo anti-manchas o de una composición adecuada para lavarse en lavadora. Por ello también convendría que nuestro sofá pudiera ser totalmente desenfundable.

Un punto que no hemos tocado ha sido el precio y no lo hemos tocado por su relatividad. Todos sabemos que el dicho de las tres B rara vez es cierto, o por lo menos a la corta, pero si compramos un buen sofá cama sí será bueno bonito y barato, no obstante tendremos que dejar que se amortice, porque a la corta lo natural es que sea de precio alto o por lo menos más alto que la media.

Ahora ya tienes las claves para elegir bien.

¿Quieres conocer cómo se fabrica un buen sofá cama? Te lo contamos aquí.

Comparte este articulo

Scroll to Top